Archivo

Archive for the ‘Universitat’ Category

Aprendiendo con iTunes U

23 diciembre, 2010 2 comentarios

Quería compartir con todos vosotros algo que realmente creo que merece la pena. Hace ya bastante tiempo hablé en este mismo blog sobre los programas de tipo “podcast” y la utilidad que podían tener (“Póngame un Podcast para llevar, por favor”). Pues bien, para demostrar una vez más la potencia de este tipo de transmisión de mensajes, os traigo lo que para mí es una de las mejores ideas que ha tenido Apple, el iTunes U.

Al margen de que esto pueda parecer un post publicitario de los de la manzana, lejos queda de mi intención. Lo que ofrece este peculiar servicio son clases de universidades bastante prestigiosas, como por ejemplo Oxford o Stanford, sobre temas de lo más variado, que pueden ir desde política, arte, literatura o ciencia por poner unos pocos ejemplos. Estos archivos se encuentran en diversos formatos (.pdf, .mp4, .mp3 o  incluso .epub) y casi siempre en inglés, lo cual puede ser también un aliciente para mejorar el idioma. Pero lo mejor de todo es que este servicio es totalmente gratuito.

Desde luego los antiguos límites de adquisición del conocimiento se van difuminando cada vez más en la distancia gracias a este tipo de iniciativas que, junto con el poder de las redes sociales como Facebook o Twitter (ésta última la recomiendo encarecidamente), ayudan a dispersar cada vez más el conocimiento.

Lo poco que he aprendido carece de valor, comparado con lo que ignoro y no desespero en aprender.

René Descartes


Anuncios
Categorías:Divulgación, Universitat

¡¡¡Salimos en Science!!!

17 diciembre, 2010 Deja un comentario

No es por ser amarillos pero, en pequeñito y con un píxel por nariz, salimos en Science. En el número de hoy, dedicado a recopilar los grandes avances científicos del año, ha quedado un pequeño espacio en la sección de Books et al para comentar el iGEM de este año en el que dos de los autores de este blog (Daniel Tamarit-reconocible por su “pelo” rojo- y José Aguilar-con cara de euforia-) han participado. Para los que no conocen iGEM, se trata de una genial idea del M.I.T con la que impulsar el campo emergente de la biología sintética a través de una competición. Este concurso internacional reúne undergraduates dedicados a exprimir durante el verano (y más) los pocos recursos que disponen para conseguir desarrollar un proyecto de investigación. Una experiencia muy recomendable en una más o menos realista aproximación al trabajo científico interdisciplinar. No quiero destripar más puesto que, al tiempo, cuando la presión de los trabajos y seminarios se relaje, Dani y Jose nos contarán que han estado haciendo este verano.

El eufórico Valencia team

 

Escrutando el cielo con Francisco Anguita

8 diciembre, 2010 24 comentarios

El pasado viernes, en un sorprendentemente poco publicitado acto, tuvo lugar una charla impartida por el eminente geólogo planetario Francisco Anguita en el aula de seminarios del departamento de geología de la Universitat. Pese a la reducida audiencia (no más de unas 50 personas), la conferencia fue de muy alto nivel. No podía ser menos, viniendo de un hombre curtido en ciencia que sabe cómo transmitir en palabras y gestos su pasión por los temas que trata.

Anguita realizó una exposición atractiva y heterogénea, en la que habló sobre cuestiones diversas, bajo el contexto común de la planetología y la astrobiología. Comenzó con una revisión histórica del desarrollo de la disciplina exobiológica, desde su origen y desarrollo temprano, con los contrastes clásicos entre entusiastas como Joshua Lederberg y críticos como George G. Simpson, hasta el asentamiento de la rama de la mano de investigadores de la talla de Bada, Sagan y Drake. La ecuación de Drake es, precisamente, uno de los conceptos más famosos en relación con la búsqueda de vida e inteligencia extraterrestres. Al hablar sobre ello, Anguita nos mostró una camiseta amarillo chillón que le doblaba en tamaño, obsequio de Frank Drake, en cuya espalda se incluía su famosa ecuación. Mientras lo hacía, afirmó que “probablemente esto será lo único que recordéis dentro de unos meses cuando penséis en esta charla”. Confío en que no sea así.

Uno de los puntos en los que más énfasis hizo Anguita fue en la necesidad de tener en cuenta el contexto geológico al analizar los procesos evolutivos. Así, por ejemplo, habló sobre la probabilidad de que un planeta que albergue una biosfera compleja, posea también una dinámica de tectónica de placas. Para Anguita, la diversidad ambiental actúa claramente como agente generador de diversidad biológica y por ello podría ser un factor interesante a investigar ante el descubrimiento de planetas habitables.

La habitabilidad de planetas y satélites de fuera y dentro del Sistema Solar era también un tema obligado. Habló de Marte y de Europa. Habló de exoplanetas, de sus características y posibles biosferas. Habló del interés en la localización de Supertierras (planetas rocosos de masa menor a diez veces la terrestre), las cuales potencialmente contendrían abundantes océanos, atmósferas densas y, tal vez, una dinámica litosférica digna.

La charla terminó con una esperanzadora promesa. Con el refinamiento tecnológico en la exploración espacial, ha aumentado astronómicamente (guiño) el número de planetas extrasolares conocidos. En 1964, Simpson clamaba el aspecto pseudocientífico de la exobiología en parte por la ausencia de evidencia experimental de este tipo de planetas. 31 años después, apareció el primero; y hasta ahora, no hemos dejado de contar: ¡y ya van más de 500! Pese a todo, el número total y los detalles asociados son todavía ridículos. Pero la progresión es evidente, y las próximas décadas vienen cargadas de misterio. Respecto a la búsqueda de inteligencia en el espacio escribía Sagan “Es difícil pensar en cualquier otra empresa a nuestro alcance (…) que sea una promesa tan grande para el futuro de la humanidad”. Personalmente, me conformaría con que en algún momento encontremos algún bichito simpáticamente original.

Dos genios por el precio de uno: Antonio Lazcano y Stanley Miller en la Universitat de València

Antonio Lazcano (izquierda) y Stanley L. Miller (derecha)

Cuando la genialidad se encuentra con una capacidad inusitada para llegar al accumbens de una audiencia heterogénea, se dan casos tan sorprendentes como el que tuvo lugar el pasado jueves a mediodía. Antonio Lazcano, catedrático del Origen de la Vida de la UNAM y anterior presidente de la prestigiosa sociedad de astrobiología y estudios sobre el origen de la vida ISSOL, impartió una conferencia sencillamente magnífica sobre los estudios de Stanley L. Miller acerca del origen abiótico de la materia orgánica en la Tierra primitiva. Fue una charla llena de anécdotas, de ingenio y de significado. Lazcano, con su característico estilo ameno y próximo, consiguió embelesar a un público que disfrutó enormemente la experiencia, a menudo a carcajada limpia. Para todos los interesados, entre los que probablemente destaquen los muchos compañeros que por una u otra razón no pudieron asistir, resumiré algunos de los puntos tocados, esperando no quedarme en lo superfluo a pesar de la síntesis.

Entre otras cosas, Lazcano quiso subrayar que Miller hizo muchísimo más que su tan famoso experimento clásico. Muchas repeticiones y variaciones, y una gran cantidad de resultados que fueron metódicamente anotados y caracterizados, aun sin ser todos ellos publicados. No entraré en detalles, ya que probablemente me quedaría en la punta del iceberg. Es interesante, aún así, comentar que el registro era tan detallado que las notas y los materiales almacenados pudieron servir años después a otros investigadores para retomar con precisión estos estudios.

Hubo tiempo también  para hablar de los últimos momentos de la vida de Miller, lo cual derivó en una conmovedora historia de amistad que finaliza con la publicación de su último artículo. Tras dos embolias, Stanley estaba débil y desganado, lo cual llevó a algunos de sus más cercanos compañeros a proponerle una última aventura intelectual. En los primeros trabajos de Miller, éste y Harold Urey emplearon una composición atmosférica reductora que ha sido posteriormente criticada, por lo que Lazcano, Jeff Bada (uno de los más exitosos estudiantes de Miller) y otros le propusieron a su maestro trabajar con una composición atmosférica neutra y comprobar cuáles eran los resultados. Así, tras 48 horas con un input de descargas eléctricas y de gases entre los que predominaban CO2 y N2, comprobaron que los productos eran fundamentalmente inorgánicos. Sin embargo, se dieron cuenta de que ello podía ser el resultado de trabajar con unas condiciones poco realistas, en las que se inhibían las rutas de síntesis química de aminoácidos, entre otras moléculas orgánicas. Dos factores más debían ser tenidos en cuenta: pH (debía ser aproximadamente neutro, y podría haber influido la presumible abundancia de CO32-) y presencia de antioxidantes (probablemente niveles significativos de Fe2+ –en los experimentos utilizaron ácido ascórbico–). En estas nuevas condiciones, sí aparecían niveles elevados (unos dos órdenes de magnitud mayores) de aminoácidos y otras moléculas orgánicas. En definitiva, un artículo muy interesante de donde pensaban que no podrían obtener resultados esclarecedores. Por desgracia, Stanley no llegó a verlo publicado. No obstante, sus amigos tenían la certeza de que la estimulación que le indujo la investigación fue un agradable apoyo en un momento terriblemente difícil.

Por otro lado, esta anécdota fue resaltada por Lazcano como uno de los más importantes mensajes a tener en cuenta, señalando especialmente a investigadores jóvenes: nunca están las cuestiones completamente resueltas y es posible retomar líneas experimentales olvidadas, obteniendo con ello nuevas conclusiones. Ilustró esta moraleja con una historia bíblica (aclarando que el trasfondo religioso era irrelevante), aquélla en la que dos ángeles fueron a evacuar a Lot y a su familia de Sodoma y les previnieron que no debían mirar atrás mientras la ciudad era destruida. La historia termina con la mujer de Lot convertida en una estatua de sal, por haberse dado la vuelta aun habiendo sido avisada. Lazcano resaltó entonces que ningún investigador o investigadora ha quedado nunca convertido en una estatua de sal por haber revisitado temas ya estudiados.

Antonio Lazcano durante su conferencia en el Parc Científic de la Universitat de València. A la izquierda se aprecia una imagen en la que se representa la huida de Sodoma de la familia de Lot, con su mujer convertida en una estatua de sal. Cortesía de Fernando González.

Con todo, fue una conferencia impresionante por tema y estilo. Es una suerte ser unos beneficiados colaterales de la buena relación del profesor Lazcano con sus amigos valencianos. Un científico superlativo y una persona cercana y risueña. Esperamos su vuelta con ganas.

Piedra contra papel

Que alguien me explique esto, si es posible. Desde que comenzamos nuestro periplo universitario, ésta es la tercera vez que leo una noticia semejante. “Nova agressió contra la Llibreria de la Universitat”. Han apedreado los vidrios de la Llibreria de la calle Artes Gráficas. Hace un año y medio ya dejaron pintadas amenazantes sobre éstos. Y tampoco fue la primera vez. ¿Son los mismos energúmenos los responsables de esta barbaridad absurda? ¿Qué clase de individuo atenta contra un edificio que es al mismo tiempo comercio común y símbolo del conocimiento y del aprendizaje? ¿Cuál es el origen de este sentimiento de desprecio? Ya es bastante desalentador comprobar cómo una importante fracción de la ciudadanía decide desinteresarse por el menor atisbo de esfuerzo cerebral, llevados en hombros por cadenas de televisión que ya no se avergüenzan por violentar la cultura general en varios de sus programas, para gozo y disfrute de sus telespectadores. Pero la brutalidad de estas acciones, emprendidas contra el básico interés intelectual, es simplemente desconcertante.

Que alguien me explique de dónde surge el salvajismo, si es que alguna vez estuvimos libres de él.

La imagen del día

12 mayo, 2010 5 comentarios

Cuando entras a una clase y ves una pizarra llena de garabatos  siempre tratas de averiguar la correspondiente asignatura o incluso afinar hasta el departamento o el profesor. Cuando entras a una clase y ves esto… sabes inmediatamente que departamento es el responsable…

Nota: la decoración irracional es de un servidor…

Máster en hacer el paripé

Bueno, tras una semana sin que entre un alma a actualizar el blog, vengo brevemente a traer una noticia vergonzosa. Por casualidad me he encontrado por facebook un enlace a un máster de la Universitat de València que me ha puesto los pelos de punta: Máster en medicina naturista, acupuntura y homeopatía.

Para información sobre la misteriosa (y, por tanto, acientífica) medicina tradicional china y la patraña de la homeopatía, podéis consultar estos links del blog “El retorno de los charlatanes” (1) (2).

Desconozco cuánto tiempo lleva el máster impartiéndose en la universidad, y qué tipo de discusión se llevó a cabo para decidir su implantación (“¡Pero esto no es ciencia!”, “Ya, pero dará dinero”, “Bueno, viéndolo asín…”). Lo que sí sé es que, al verlo, y repasar su programa, he sentido vergüenza y frustración. Es muy hipócrita por parte de la universidad intentar sobresalir en el aspecto científico y, al mismo tiempo, decirles a los futuros médicos que se dediquen al efecto placebo (y si se creen su propio cuento de fantasía, mejor que mejor).

Desde luego, no será ésta la primera universidad en difundir conocimiento pseudocientífico. Casos como el de la famosa Liberty University no son difíciles de encontrar. En cambio, los estudiantes preferimos graduarnos en una universidad con prestigio, que dé cuenta del esfuerzo invertido y nos ayude a encarar el futuro laboral. Con títulos como éste, es complicado esperar que se nos tome en serio.