Inicio > Astrobiología, Divulgación, Exploración espacial > Gliese 581 g: “A new hope”

Gliese 581 g: “A new hope”

Ayer, una noticia impactó en casi todos los medios de comunicación, algo que probablemente quede registrado en la historia de la ciencia y la humanidad en general. El primer planeta extrasolar con unas condiciones aptas para la vida tal y como la conocemos ha sido descubierto.

El nombre de dicho planeta es Gliese 581 g debido al nombre de la estrella a la que orbita, la cual tiene la peculiaridad de ser de la clase de las enanas rojas. Esto provoca que la distancia entre ese planeta y la enana roja sea similar a la distancia entre Mercurio y nuestro Sol, lo que es debido a que este astro solamente tiene un 30% de la masa solar y tan solo un 1% de su brillo. Otra de las peculiaridades de este tipo de estrellas es que su vida media ronda entre unos 200.000 millones de años como mínimo y varios billones como máximo, lo que conlleva una duración casi infinita en nuestra escala temporal.

Posición comparativa de los planetas de Gliese 581 respecto a los planetas del Sistema Solar

Volviendo al planeta, una de las características más notables es que su movimiento de rotación está “anclado” a su estrella tal y como sucede con nuestro satélite y la Tierra, por lo que el transcurso de un día dura lo que ocupa el movimiento de translación, que en este caso son unos 36’6 días terrestres. Esto implica que haya una alta estabilidad de temperatura en todo el planeta siendo la zona situada entre ambas zonas (iluminada y oscura) la más propicia para la vida humana según indica Steven Vogt, coautor del descubrimiento.
Según nos indica el otro coautor, Paul Butler, el planeta Gliese 581 g tiene una masa 3’1 veces mayor que la de la Tierra aunque solamente un radio entre 1’2 y 1’5 veces mayor que el terrestre. Esto es importante pues son condiciones necesarias para que el planeta albergue u a atmósfera estable. Así también, su fuerza gravitatoria se sitúa entre 1’1 y 1’7 g, lo que lo hace similar a nuestro planeta en este aspecto. Y por último, la distancia que nos separa de este posible planeta potencial para la vida es de “sólo” 20 años-luz, relativamente poco si tenemos en cuenta la magnitud del cosmos.

Sin embargo, y pese al optimismo de Vogt en sus declaraciones, Jack Lissauer, científico de la NASA, nos recuerda que bien podría tratarse tanto de un planeta rocoso con océanos en su superficie como de un mini-Neptuno, con una atmósfera muy pesada que haga imposible la vida tal y como la conocemos. Aunque también, como asegura Vogt, encontrar planetas de este tipo posiblemente sea más sencillo de lo pensado en un principio ya que estiman que alrededor de un 10-20% de los sistemas solares de nuestra galaxia la Vía Láctea contengan planetas con características similares.

Todo esto nos debe hacer pensar que en un futuro, quizá no tan lejano como podíamos pensar, la colonización espacial sea posible, mucho antes de que se convierta en necesaria. Posiblemente sea hora de ir recopilando ideas propuestas en los libros y películas de ciencia ficción ya que, dentro de algún tiempo, esas ideas podrían perder la parte de “ficción”.

  1. 6 octubre, 2010 a las 21:46

    Muy buen post, objetivo, informativo, científico e interesante.

  1. 23 noviembre, 2011 a las 02:13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: