Inicio > Biografías, Otros > Viaje por las Europas (I): Abadía de Santo Tomás (Brno)

Viaje por las Europas (I): Abadía de Santo Tomás (Brno)

El agobiante calor de este año, por suerte, no me ha cogido de lleno. La estrategia ha consistido en evitar salir de casa y, cuando ha sido posible, evitar permanecer en la ciudad. Durante dos semanas, entre julio y agosto, emigré al norte junto a cinco amigos (entre ellos, una de las autoras ausentes de este blog) y recorrimos Frankfurt, Baden-Baden, Estrasburgo, Múnich, Salzburgo, Viena, Budapest y Berlín. Espectacular.Uno de los lugares más interesantes sobre los que pude poner pie fue la abadía agustina de Santo Tomás, en Brno. Igual que nos pasó al caminar bajo la Puerta de Brandenburgo, sobrecoge situarse en un lugar donde se ha escrito la historia.

Johann Mendel, que tomó el nombre de Gregor al ingresar en la abadía, estudió en aquel lugar meteorología, comportamiento y diversidad de las abejas y las leyes de la herencia en plantas. Paseamos sobre el terreno donde se erigía el invernadero, y caminamos alrededor del huerto exterior. Casi podíamos oler los guisantes.

Mendel, tras ingresar en la abadía, cursó estudios agrícolas en el Instituto de Tecnología de Brno y estudió física, matemáticas, historia natural y anatomía y fisiología vegetal en la Universidad de Viena. Un año después, se construyó el invernadero en el jardín de la abadía, por orden del abad Napp, quien fue un impulsor intelectual para Mendel a lo largo de sus últimos años de vida. Fue entonces cuando realizó sus famosísimos experimentos de hibridación de plantas. Tras la muerte del abad, fue Mendel quien su sustituto. Sin embargo, mantuvo sus trabajos de investigación, especialmente con sus observaciones de meteorología y sus estudios sobre la diversidad de las abejas. Murió en 1884 siendo un importante miembro de la Sociedad de Ciencias Naturales de Brno y de la Asociación Meteorológica Austríaca (de la que fue fundador), pero como un completo desconocido a nivel mundial.

Siempre que pienso en todo lo que hizo este hombre, me pregunto qué hubiera sucedido si su obra no hubiera caído en el olvido durante más de treinta años hasta su redescubrimiento por Correns, de Vries y von Tschermak, en 1900, y la traducción al inglés de su obra por Bateson, un año más tarde. ¿Hubiera llegado antes la síntesis moderna? ¿Qué impacto hubiera tenido su obra? Mendel murió en 1884, ¿hubiera llegado a ver cómo se le relacionaba con las tesis darwinistas? ¿Cómo hubiera reaccionado ante ello?

Personalidad muy curiosa. Desde luego, me gustaría saber más sobre él. Por desgracia, el Mendelovo Muzeum cerraba exactamente a la misma hora a la que llegamos, y no pudimos entrar. En fin, quedará pendiente para nuestra próxima visita a Brno (bonita ciudad y precioso país, por cierto).

Categorías:Biografías, Otros
  1. 26 agosto, 2009 a las 02:34

    Lugares como este sobrecogen solamente de estar ahí y saber que un solo hombre ha fundamentado la base de gran parte de nuestro conocimiento biológico actual. No solamente pasa con científicos, claro está. Hace unos años fui al Escorial y pude entrar en la cámara donde están enterrados todos los reyes de España desde su construcción y el escalofrío que sentí no era debido al frío interno precisamente. ^^En fin, aparte de que os odio (pero con cariño claro ;) ) por esos mega-viajes que hacéis me alegra que comentes estas cosas y las compartáis.PD: después del día 2 de septiembre me animaré y pondré una entradilla que tengo medio pensada.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: